Índices de Optimismo mensual


DICIEMBRE 2019


Balance del gobierno de Mauricio Macri: índices de optimismo

Los niveles de optimismo económico y político respecto de la gestión del gobierno nacional se miden semanalmente desde abril de 2016. Esta medición involucra diversos indicadores que evalúan tanto el presente del país como las expectativas respecto del futuro. En los inicios, a solo 4 meses de la gestión de Macri el índice de optimismo político medía 46.8 puntos y el económico 36.8. Hoy, entregando su mandato a Alberto Fernández, ambos índices alcanzan 41.7 y 39.8, respectivamente. Una diferencia de -5.1 para el primero y de +1.1, para el segundo.
No obstante, el camino no ha sido lineal y durante su mandato la percepción acerca de la situación política y económica ha tenido marcadas fluctuaciones. En cuanto a la política, por ejemplo, se evalúan cuestiones que tienen que ver con las cualidades del gobierno: su honestidad, liderazgo, capacidad de gestión y de visión futura. También respecto a la actualidad, las expectativas y el diagnóstico de las variables clave de la economía: ingresos, empleo y precios.
Los tres indicadores que registraron un descenso más pronunciado fueron los que evalúan la aprobación de la gestión (-14.7), la eficiencia del gasto público actual (-11.6) y la honestidad del gabinete nacional (-10.2). Por otro lado, los que registraron mejorías respecto del inicio de su gestión fueron los que tienen que ver con las expectativas a futuro: la situación de empleo (+5.5), la política (+2.8) y la de precios (+1.6). En estos últimos, hoy ya podría estar puesto el foco en el próximo gobierno que inicia el 10 de diciembre.

 

 

Los principales hitos de la situación política en la era Macri
¿Qué hechos marcaron los vaivenes en la situación política estos 4 años?
En orden cronológico:

1. Paros y movilizaciones sociales en los inicios de 2017 (01/2017 – 04/2017)
Habiendo pasado un 2016 relativamente estable, los indicadores del optimismo político comenzaron con cierta volatilidad el 2017. El punto más bajo se registró la última semana de marzo (31.8), en pleno conflicto salarial con los gremios docentes y reclamos por la situación económica. Con el fin de revertir la caída de su imagen, Macri lanzó la campaña de #NoAflojemos.

2. Elecciones de medio término en octubre de 2017 (22/10/2017)
Luego de más de 4 meses de crecimiento sostenido, el Gobierno Nacional obtendría, contemporáneamente a las elecciones legislativas de 2017, el pico más alto de optimismo político en toda su gestión: tanto el subíndice que evalúa el clima político como las expectativas crecieron más de 10 puntos en comparación con los valores de la segunda semana de junio. La victoria de Esteban Bullrich por sobre Cristina Fernández de Kirchner en la Provincia de Buenos Aires y un país entero pintado de amarillo, dejaron al índice superando los 45 puntos. Los indicadores que más mejoraron fueron los que evalúan la gestión del gobierno nacional (+15.6), la preocupación del gobierno (+13.2) y el liderazgo del presidente actual (+10.1).

3. Disturbios frente el Congreso y reforma previsional para fin de año (12/2017)
No obstante, lo positivo duró poco. Entonado con la buena performance en octubre el gobierno intentó pasar una serie de reformas por el Congreso. La reforma previsional fue un eje de mucha controversia social. Entre tensiones y violentas manifestaciones, el gobierno comenzó a perder el rédito político que había obtenido tras el triunfo en las elecciones legislativas de 2017. El optimismo político se desplomó, llegando en la última semana de diciembre a los 43.4 puntos, 3.5 menos que la semana posterior a la victoria electoral. El impacto fue principalmente sobre las expectativas (-5.6): el liderazgo político futuro del presidente (-9.) y la capacidad del gobierno futura (-4.3) fueron los indicadores más afectados. Las esperanzas sobre un futuro mejor comenzaron a perder fuerza.

4. Un aire fresco de la mano del G20 en Buenos Aires (30/11/2018 – 01/12/2018)
Pasado un fin de 2017 y un inicio de 2018 complicado con aumento de tarifas y devaluación, un nuevo impulso al optimismo se vivió luego del G20. En ese contexto, la reunión de líderes mundiales revitalizó la imagen del gobierno, logrando una mejora en comparación con los números con los que arrancó el 2018 (+5.1). Nuevamente, el impacto fue sobre la valoración del futuro: el liderazgo político del presidente y la situación política futura aumentaron más de 6 puntos en comparación con la anteúltima semana de octubre, en donde se observa el pico más bajo de ese año.

5. Período pre-electoral: CFK anuncia que Alberto Fernández encabezará la fórmula y Mauricio Macri presenta a Miguel Ángel Pichetto como candidato a vicepresidente (05/2019 – 06/2019)
Los meses de mayo y junio fueron claves en la conformación del panorama electoral de este año. El 18 de mayo Cristina Fernández de Kirchner anunció que no sería candidata a presidente: la fórmula sería Alberto Fernández – Cristina Fernández. Por parte del oficialismo, Mauricio Macri presentaba a Pichetto como candidato a vicepresidente.
En la semana posterior al anuncio de CFK, el índice global de optimismo político se ubicaba en los 25.9 puntos. Con el anuncio de Mauricio Macri y el posterior cierre de listas, el índice global de optimismo político mantuvo una senda de crecimiento sostenido hasta las PASO.

6. Elecciones 2019 (11/08/2019 – 27/10/2019)
El período electoral genera un impacto sobre las variables de optimismo político. Al igual que en 2017, en 2019 el humor social mejoró mientras se acercaban las elecciones: a partir de un piso histórico de la serie histórica (23.2) en mayo de ese año, se observó un aumento sostenido hasta la semana previa a las PASO (+12.7).
Aunque, nuevamente, las PASO y el amplio margen de victoria de la fórmula Fernández – Fernández fueron un punto de inflexión. La inestabilidad política y económica significaron un derrumbe en la confianza que el gobierno había logrado recuperar. De esta forma, la valoración de los indicadores que componen el subíndice de clima político se vieron más afectados (-5.0).
Como consecuencia de esto, Mauricio Macri relanzó su campaña. El 28 de septiembre comenzó la gira del #SíSePuede, con el objetivo de demostrarle a los argentinos que había escuchado sus reclamos después del 11 de agosto. Estas movilizaciones lograron revertir en parte la percepción negativa post-PASO. La aprobación de la gestión de gobierno había caído 7.6 puntos, de los cuales recuperó 2 hasta las elecciones generales de octubre. El presidente se perfilaba ilusionado aspirando a la posibilidad de un ballotage como en 2015. Y, aunque los resultados de octubre no le alcanzaron para lograr su objetivo, Juntos por el Cambio mejoró su rendimiento electoral.

 

Los principales hitos de la situación económica en la era Macri


La evaluación de la opinión pública del plan económico puede verse en la serie histórica y en estos principales hechos que movieron los indicadores en la era Macri. El inicio de la medición de estos índices comenzó a fines de abril de 2016, posterior a cuestiones de trascendencia como la salida del cepo o el pago a los ‘fondos buitre’, razón por la cual no forman parte de este análisis.

En orden cronológico:

1. Reparación histórica a los jubilados y blanqueo de capitales (28/07/2016)
La ley 27.260 pone fin a un viejo reclamo de los jubilados, y para financiar esta reparación el Poder Ejecutivo impulsó un blanqueo de capitales. Esta medida se dio en el medio de un contexto de crecimiento del índice global de optimismo económico: desde su reglamentación creció de 35.4 a 38.0 en la tercera semana de septiembre. El indicador que más creció en este período fue el de ingresos futuros con un alza de +3.9.

2. Renuncia del Ministro Alfonso Prat Gay (26/12/2016)
Mauricio Macri le pidió la renuncia al Ministro Alfonso Prat Gay a fines de 2016. En ese entonces, el índice global de optimismo económico se ubicaba en 34.5 puntos, y el foco estaba puesto en las expectativas (37.8) por sobre la confianza económica (31.2). El primer impacto fue una caída de 1 punto en la semana siguiente, tendencia que se sostuvo hasta romper la barrera de los 32.0 puntos en marzo, un trimestre después.

3. Elecciones de medio término (22/10/2017)
En medio del período electoral la economía se encontraba estable y los indicadores mejoraban. En el segundo semestre de 2017 la pobreza tocó su piso en la era Macri: 25,7%. El punto más alto de optimismo económico de este año se registró en noviembre, un mes después de la victoria de Cambiemos a nivel nacional. Con 39.6 puntos alcanzaba la cima para luego comenzar un período de decrecimiento. Desde que comenzó el crecimiento (inicios de septiembre) hasta alcanzar el punto más alto a mediados de noviembre, los indicadores que más crecieron fueron los relacionados al empleo actual y futuro (más de 6.0).

4. Conferencia de prensa #28D (28/12/2017)
Este día marcó un hito en la gestión económica del gobierno de Cambiemos. La medida fue interpretada como una intervención del poder ejecutivo sobre el BCRA, lo cual impactó negativamente sobre los mercados. Esto funcionó como un puntapié para la crisis que se desencadenaría meses más adelante.
El índice de optimismo económico sostenía desde principios de diciembre valores por encima de los 37.5. Marcos Peña en conferencia de prensa junto a Federico Sturzenegger (Presidente del BCRA) y los Ministros de Hacienda (Dujovne) y Finanzas (Caputo) anunciaron el “sinceramiento” de la meta de inflación que habían sido fijada en 10% +/-2 para 2018, llevándola a 15%.

5. Devaluación 2018 y acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (04/2018 – 09/2018)
El punto más alto de 2018 se registró en la primera semana de abril, antes de la devaluación que comenzaría en las semanas siguientes. El aumento sostenido del dólar y la incertidumbre económica fueron factores claves en el deterioro del optimismo, que tocó un piso de 26.8 (el segundo valor más bajo en la serie histórica) la semana del 10 de septiembre.
La brecha entre las expectativas y la situación económica se redujo en 1.6 puntos debido a la caída en el optimismo respecto del futuro (-10.8), acercándose a lo que se percibía en el presente.

 

 

6. Elecciones 2019 (11/08/2019 – 27/10/2019)
Las PASO fueron el principio del fin de la era Macri. Con un resultado adverso para el oficialismo e inesperadamente holgado en favor de la fórmula del Frente de Todos, se disparó una corrida cambiaria y una devaluación superior al 25% en un solo día. El optimismo económico acompañó de cerca esta tendencia, registrando una caída de 1.4 puntos.
Entre las primarias y las generales se estableció un cepo al dólar que permitía la compra de USD 10.000 por mes. El día siguiente a la victoria definitiva de Alberto Fernández, el cepo pasó de 10.000 a USD 200 por persona por mes.
Como consecuencia, la brecha entre la valoración de la situación económica actual y las expectativas comenzó a ampliarse. Las expectativas subieron, situando su optimismo en el próximo gobierno, mientras que la confianza actual comenzó a caer levemente. La diferencia más grande entre estos dos subíndices se alcanzó en la primera semana de noviembre (+23.3), la siguiente a las elecciones generales.

 

 

El gobierno de Mauricio Macri estuvo atravesado por fluctuaciones significativas de ambos índices a lo largo de los 4 años de gestión. Una explicación a semejante volatilidad puede encontrarse en la brecha entre las expectativas y el diagnóstico de la situación actual, algo atribuible, quizás, a un sentimiento popular genuino detrás de slogans como “hay que aguantar”, “el segundo semestre” y los “brotes verdes”. Sentimiento que estuvo marcado por un buen manejo de expectativas por parte del gobierno y que ambos indicadores evidenciaron: aun cuando los hechos políticos o económicos eran muy negativos casi siempre, en los meses posteriores las expectativas anclaban el optimismo y un nuevo círculo ‘virtuoso’ comenzaba. Claro, esta ecuación de ajuste vía expectativas duró hasta las PASO 2019. El impacto de tal marcada diferencia con la fórmula de Alberto Fernández fue lo suficientemente grande como para agotar la resiliencia del Gobierno y ya no fue posible repuntar la confianza lo suficiente como para garantizar una victoria en las urnas. Las expectativas cambiaron y la opinión pública concentra hoy su mirada en un nuevo gobierno.
A partir de la victoria del Frente de Todos, los índices globales comenzaron a crecer sostenidamente como fruto del cambio de color político y el fin de la incertidumbre. El nuevo gobierno asumirá el 10 de diciembre con valores de optimismo económico levemente superiores a los de 2015, pero inferiores en el ámbito político. Queda esperar a los próximos años para analizar semanalmente los impactos en la opinión pública que deje el nuevo gobierno.

 

 


NOVIEMBRE 2019

 


Resumen 2019: qué pasó y que esperar

La creciente crisis económica que atraviesa el país y el período electoral transcurrido este año marcaron grandes puntos de inflexión que es preciso tener en cuenta a la hora de analizar lo ocurrido durante el 2019.  Los altibajos consecuencia de la coyuntura político-económica país generaron notables caídas en el optimismo social; tanto es así que en el segundo trimestre del año se registraron los valores más bajos desde que comenzaron a medirse los Índices Globales de Optimismo Político y Económico.

Los principales indicadores en baja en comparación con el primer trimestre 2019 del Índice Global de Optimismo Político fueron: la evaluación del liderazgo político del presidente (-3,4 puntos en promedio), la preocupación percibida por parte del gobierno nacional por el bien general de la población (-3,1) y la apreciación sobre la capacidad para resolver problemas (-2,6). En cuanto al Índice Global de Optimismo Económico, el punto más bajo se registró en la cuarta semana del mes de abril (26,5 puntos).

 

 

A contramano de como comenzó el año, a partir de mayo y hasta las elecciones primarias, ambos índices registraron mejoras sostenidas. La inflación a la baja y la estabilidad financiera, a la par de la inminente campaña electoral que revitalizó el ánimo de los votantes de Macri, lograron revertir la tendencia de varias semanas de caída iniciada en marzo. Sin embargo, las primarias del 11 de agosto derrumbaron la confianza que el gobierno había recuperado. Los resultados obtenidos por el oficialismo aumentaron la incertidumbre respecto del futuro de la economía argentina y la percepción sobre la capacidad de la gestión actual para resolver los problemas a futuro.

 

Dicho panorama comenzó a matizarse en las semanas posteriores a las PASO, cuando el escenario político y la incertidumbre social llevaron a que se visualizara la posibilidad de una mejor situación que en el presente. La brecha entre las expectativas y el clima político y económico aumentó sostenidamente; las variables que evalúan el presente mantuvieron una tendencia a la baja, mientras que lo opuesto ocurrió entre las que miden el optimismo en el futuro. Esto último puede leerse como una ‘renovación de expectativas’ por parte de la sociedad; algo similar a lo que ocurrió por 2016 en los primeros momentos del entrante gobierno de cambiemos.

 

 


Ficha Técnica

Fecha de relevamiento: recolección semanal de Martes a Viernes.
Universo: población urbana en condiciones de votar (mayores a 16 años). Excluye teléfono celular.
Muestreo: IVR con post-estratificación por sexo, edad, nivel educativo (según Censo Nacional 2010) y tipo de aglomerado medido en cantidad de habitantes.
Tipo de Investigación: Cuantitativa.
Casos: 2.810 casos ponderados a nivel país con un 2% de margen de error al 95% de confianza.
Representatividad a nivel de tipo de aglomerado garantizada: cuotas por sexo, edad y nivel educativo intra-tipo aglomerado. CABA es punto fijo.
Ponderación de la muestra: corrige sesgos de selección y no respuesta. La muestra final se corresponde con las proporciones de sexo, edad y nivel educativo del Censo 2010.
Corte de resultados por área geográfica: con un margen de error del 3.5% se permiten cortes de CABA y GBA.

 

Resumen de Indicadores

  • El índice Global de Optimismo Económico es un indicador de opinión publica acerca de como la población objetivo percibe la situación actual y el futuro de la economía. Es el resumen de dos índices independientes:
    • El Índice de Expectativas Económicas, incluye las percepciones acerca de:
      • Situación de empleo futura
      • Situación de ingresos familiares futura
      • Expectativas de inflación
  • El Índice de Confianza Económica, incluye las percepciones acerca de:
    • Situación de empleo actual
    • Situación de ingresos familiares actual
    • Nivel de precios actual (respecto al pasado)
    • Grado de acuerdo con el nivel de vida alcanzado
  • El índice Global de Optimismo Político es un indicador de opinión publica acerca de como la población objetivo percibe la situación política actual y futuro. Compuesto por dos índices independientes:
    • El Índice de Expectativas Políticas, incluye las percepciones acerca de:
      • Situación política a futuro
      • Evolución del liderazgo político presidencial a futuro
      • Evolución de la capacidad del Gobierno Nacional para resolver problemas en un futuro
    • El Índice de Clima/Confianza Política, incluye las percepciones acerca de:
      • Situación de política actual
      • Liderazgo presidencial actual
      • Capacidad actual del Gobierno Nacional para resolver problemas
      • Eficiencia en la administración del gasto público
      • Gobierno Nacional a favor del bien general versus sectores particulares
      • Honestidad de los miembros del Gobierno Nacional
      • Aprobación general de gestión del Gobierno Nacional.
  • Los índices de mercado-estado son indicadores de opinión pública acerca de cómo la población objetivo percibe la influencia del actor “Estado” y los actores “corporativos” en la Economía Nacional.
    • El Índice de Influencia Estatal, percepciones en una escala del 1 al 9 de la influencia del Estado en la Economía Nacional.
    • El Índice de Influencia Corporativa, percepciones en una escala del 1 al 9 de la influencia de las Corporaciones en la Economía Nacional.